Buscar en nuestras publicaciones:

¿Joseph Vladimir Adolf Putin?

CARLOS MIRANDA 

Los hechos ocurridos en las últimas semanas en Ucrania confirman con creces las preocupaciones y temores que existen en la Unión Europea (UE) sobre el suministro de gas natural ruso, que al presente llega al 30% del consumo, esté acompañado de planteamientos políticos. Preocupa más aun porque este suministro crecerá en el futuro.
A los europeos lo sucedido en Ucrania les trae tristes memorias de la II Guerra Mundial y la Guerra Fría. Les parecería que el señor Putin se comporte como los aludidos personajes del título de este trabajo.

En provisión de gas, Europa está librada a su suerte, por eso insistirán en que el suministro ruso se atenga a las regulaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para impedir la formación de un monopolio productor - transportador - vendedor.
Valiente esfuerzo, pero frente a los hechos consumados da la impresión de una batalla más en la guerra de palomas contra las escopetas.

La política energética norteamericana ha dejado en soledad al mundo. Difícilmente los europeos pueden soñar que en un momento difícil, como que se dio durante el del bloqueo de Berlín, habrá un mandatario norteamericano que en medio de la crisis tenga el coraje de anunciar algo parecido a: "ich bin ein berliner”. Putin sabe lo mismo.
Putin ha demostrado que Rusia puede ser un buen proveedor de gas, pero que a través de ello pretende ser una potencia dominante. Lástima, confundir protagonismo con dominación.
Por eso China, por 15 años, no quiso acordar un suministro de gas con la URSS. Gazprom ha negociado con China un contrato de venta al que sólo le falta el pequeño detalle de los precios y que debía ser firmado a fines de enero. No se tiene una nueva fecha. Probablemente lo sucedido en Ucrania esté ocasionando este retraso.

Pero esta vez a Putin se le fue la mano. Tratando de dar legitimidad a sus actos próximamente hará un plebiscito en Crimea, organizado con tropas de ocupación y autoridades elegidas por él. Obviamente, el pedido de la anexión de Crimea a la Federación Rusa será el resultado de esa consulta.
Como una reacción a ese plebiscito, Europa iniciará una política de sustitución del gas ruso que adquiere. O sea: reemplazar más de 1000 MMm3/D de gas ruso que generan más de 10.000 millones de dólares/día. Mercado suficientemente grande y atractivo como para que participen muchos exportadores.

El suministro tendrá que ser por barco como LNG. Esa gran apertura coincidirá con la expansión que está experimentando la industria del LNG: más plantas de licuefacción, incluyendo las flotantes, el Canal de Panamá ampliado y la ruta del Ártico. Así se podrá abastecer Europa todo el año.
¿Y cómo afecta a nuestra región todo lo anterior? A Brasil esa apertura le daría más oportunidades al gas que produce en el PreSal.

Para Argentina las noticias son malas: el precio del LNG irá en ascenso y su pago al contado por adelantado. Chile ya lanzó los dados de su futuro energético con LNG: tendrá que atenerse a las fluctuaciones de precios. Perú sería el beneficiario neto, porque la producción de su planta podría llegar muy competitivamente a Europa, gracias a la ampliación del Canal de Panamá.
Con esas condiciones tan favorables, probablemente Colombia desecharía sus planes integracionistas con Centroamérica y/o Venezuela para exportar sus excedentes como LNG.
¿Y nosotros? Por las razones que he explicado en muchas notas anteriores, estamos al margen del LNG, no obstante ser el más antiguo y mayor exportador latinoamericano de gas. Nos quedaríamos como niños pobres en Navidad, con las narices pegadas a los vidrios de las ventanas contemplando los festines de los ricos.

Para no terminar con una nota tan triste. Existe la posibilidad de que el pleito de Ucrania, y otros posteriores que pudiera generar Putin, provoquen el aumento de los precios del petróleo. En ese caso, como todos sabemos, los precios de nuestro gas de exportación subirían.

Carlos Miranda Pacheco es ingeniero y analista energético.

Tomado de paginasiete.bo

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor