Buscar en nuestras publicaciones:

El Capitalismo mejora la calificación de Riesgo País de Bolivia

TEÓFILO CABALLERO

En las últimas semanas el país ha recibido una buena nueva de parte del mundo global o del sistema capitalista, como usted quiera llamarlo estimado lector. Las Calificadoras de Riesgo Internacional más prestigiosas del mundo Standard &Poors,Fitch Rating y Moodys, han mejorado la calificación de Bolivia en el contexto global. La primera de ellas, tiene acciones que han subido por las nubes ya que bajó la calificación de la primera potencia económica del mundo, los Estados Unidos de AAA a AA+. Para recuperar el sitial de la nación más segura del planeta, los norteamericanos deben trabajar muchísimo para reducir su voluminosa deuda pública y balancear su presupuesto tratando de reducir su déficit fiscal que está ahogando al gobierno del Pdte. Obama y que al final del día le puede costar la reelección presidencial. Los resultados recién se verán después del 2019 que es el tiempo que requiere la economía norteamericana para recuperar el sitial de nación más segura a las inversiones, ya que esto no se trata de la asignación de una simple letra acompañada de un signo positivo o negativo.

Cuál es la génesis del Riesgo País utilizada por el Capitalismo? En la década de los años 70`s, los países miembros de la OPEP obtuvieron ganancias extraordinarias por los altos precios del barril del petróleo. Esa liquidez fue depositada en los banco occidentales provocando una estrepitosa caída de las tasas de intereses, los cuales se vieron obligados a colocar dichos recursos a través de deuda externa a todos los países latinoamericanos a libre discreción sin considerar que los mismos no iban a tener la capacidad de devolverlos, puesto que se tenía la errónea creencia de los países nunca entran en quiebra o por lo menos no ingresaban en cesación de pagos. La crisis del petróleo y los problemas de Irán en 1979 provocaron que suba la cotización del barril de petróleo y por ende las tasas de interés. El mundo subdesarrollado no pudo honrar su deuda contraída y eso provocó que se diseñen mecanismos de recuperación y se establezcan mecanismos de control de los países. Se consolida la medición del Riesgo País en el mundo en países que son miembros del FMI.

La definición más común del Riesgo País es que es “la exposición a una pérdida financiera de un inversionista a consecuencia de problemas macroeconómicos y/o acontecimientos políticos que están afectando a cierto país receptor de una inversión”. La medición del Riesgo País considera tres tipos de riesgo; a) el Riesgo Soberano, hace referencia a la voluntad del gobierno de un país de reembolsar su deuda soberana en los plazos previstos y a las posibles restricciones a la libertad de movimiento de capital privado que el gobierno del país deudor pudiera establecer también por razones políticas; b) el Riesgo Económico, considera aspectos fiscales y monetarios como equilibrio presupuestario, estructura tributaria, nivel de endeudamiento, cumplimiento en el servicio de la deuda, crecimiento de la economía, evolución de la inflación, crecimiento de reservas, política cambiaria, autonomía del Banco Central, entro los más importantes. Y finalmente c) el Riesgo Político que considera temas sociales y de relaciones internacionales como la estabilidad democrática, grado de estabilidad en las relaciones con el resto del mundo, clima de estabilidad social, niveles de consenso y entendimiento en la sociedad civil, standard de vida de la gente, distribución del ingreso, analfabetismo y desempleo, entre otros.

En realidad si realizamos un análisis retrospectivo de las calificaciones otorgadas a Bolivia, lo que han hecho las Calificadoras de Riesgo es llegar a la posición que se tenía hasta antes de septiembre 2002 que hasta ese momento era de BB+. En el mismo año cayó a BB, fruto de la inestabilidad política después del triple empate eleccionario (Goni 21%, Manfred 20% y Evo 20%). Luego el febrero negro de 2003 hizo caer la calificación a B, la caída de Goni en octubre 2003 aB-. Recién a partir del 2010 el país llega a B, el 2011 a B+ y a partir de mayo 2012 a BB-; en otras palabras estamos queriendo alcanzar la calificación asignada al gobierno del neoliberal Tuto Quiroga que fue de BB+.

La mejora de la calificación de Riesgo País de Bolivia de parte del Capitalismo a través de las calificadoras de riesgo, sin duda es una buena noticia. Pero si el gobierno hubiese brindado seguridad jurídica, respeto a la institucionalidad y sobre todo a la propiedad privada, además de contribuir a un clima de estabilidad social, tal vez no hubiésemos recibido un BB- a lo mejor un BBB o incluso un A-. Queda claro que el Riesgo Económico es importante, pero también existe el Riesgo Político y Soberano que es donde los gestores de la política pública tienen que trabajar. Y su primera y prioritaria tarea es promulgar una nueva Ley de Inversiones, de Hidrocarburos y Minería, para dar buenas señales al contexto global, y luego tender puentes en la sociedad civil para que de verdad se cumpla ese slogan “gobernar obedeciendo al pueblo”, que sea de todos y no de unos cuantos.

El nuevo puntaje asignado al país sin duda, es un espaldarazo a la emisión de títulos de $us. 500 millones de dólares que el gobierno se propone lanzar nada menos que en la mismísima Bolsa de Valores de New York, el centro del imperialismo americano una vez que se superen las trabas propias de ingresar a estos círculos bursátiles. Debe quedar claro que no es malo endeudarse puesto que un gobierno en temas de presupuesto es como una persona, gastamos para mejorar nuestro hogar, hacer estudiar a nuestros hijos, tener mejores condiciones socioeconómicas; es decir, gastamos para mejorar nuestra calidad de vida.

Cuando el gobierno se endeuda para gastar en infraestructura para ser mas productivos y competitivos, cuando el ser humano es el centro de su atención mejorando el acceso a la salud y la educación, creando oportunidades para los jóvenes, en realidad es una inversión. Pero si el gobierno se endeuda para aumentar el gasto corriente, creando nuevos empleos en el sector público, creando empresas estatales que no tienen Estados Financieros y peor Informes de Auditores Externos y encima son ineficientes, que quede claro: al final del día alguien tiene que pagar esos costos. Miremos que le pasa a Grecia, España y compañía….

“La gente ya está empezando a darse cuenta de que el Estado es demasiado costoso. Lo que aún no terminan de comprender, es que el peso de ese costo recae sobre ellos.
FredericBastiat. (Economista Francés del siglo XIX)